CARACTERÍSTICAS DEL MÉTODO CAMEL

Riesgo en Instituciones Financieras

Capital Idóneo.
El Objetivo en éste caso es evaluar la solvencia financiera de la entidad para medir si los riesgos asumidos están adecuadamente cubiertos con capital y reservas, de tal manera que se puedan absorber posibles pérdidas provenientes de operaciones de crédito.
Ésta área incorpora seis indicadores como apalancamiento, capacidad para obtener liquidez, fortaleza de las reservas, calidad de los activos, cartera riesgosa y política de castigo deudas malas o perdidas.
La calificación de la idoneidad del capital toma en cuenta, entre otras cosas:
  • Ø El nivel y calidad del capital, medido por la condición financiera de la institución.
  • Ø La habilidad de la gerencia para obtener nuevos recursos, si así se llegare a requerir.
  • Ø La naturaleza y volumen de los activos, así como su comportamiento y asignación de provisiones contingentes.
  • Ø La composición del balance y, en especial, la naturaleza y volumen de los activos intangibles, el grado de concentración del riesgo y las contingencias asociadas al desarrollo de actividades no tradicionales.
  • Ø Actividades no registradas en el balance y su exposición al riesgo.
  • Ø Calidad, nivel y regularidad de las utilidades y consistencia en la política de dividendos.
  • Ø Proyecciones y planes de expansión o crecimiento.
  • Ø Posibilidades de acceso al mercado de capitales o a otras fuentes de financiación a largo plazo.
En resumen, es importante mantener un capital equilibrado, de acuerdo a la naturaleza y profundidad del riesgo asumido por el ente, así como la habilidad de la gerencia para identificar tales riesgos, medirlos y controlarlos, para lo cual se evalúa la clase de crédito que se otorga, el monto y los procedimientos internos que se siguen para su otorgamiento.
capital
Calidad de los Activos.
Como su nombre lo indica, ésta área pretende medir los activos de la empresa así como su capacidad operativa y la eficiencia con la cual son utilizados. Incluye indicadores como productividad de los activos a largo plazo e infraestructura, los factores que intervienen, en éste caso, son:
  • Ø Existencia de políticas y estándares para la administración del crédito e identificación de riesgos.
  • Ø El riesgo de crédito que surge de transacciones fuera de balance, como futuros, cartas de crédito o líneas especiales de financiación.
  • Ø Diversificación y calidad de préstamos y portafolios de inversión.
  • Ø La política y procedimientos para el otorgamiento de préstamos.
  • Ø Concentración de activos.
  • Ø Existencia de controles internos y eficientes sistemas de información.
  • Ø Naturaleza y volumen de la excepción documentaria en el otorgamiento de créditos.
  • Ø Nivel, distribución y problemas de transacciones realizadas fuera de balance.
  • Ø Realización de reservas.
Ésta área debe reflejar la habilidad de la gerencia para identificar, cuantificar y controlar los riesgos crediticios asociados con el otorgamiento de préstamos o créditos y cartera de inversión.
activos.jpg

Eficiencia de la Gerencia.
Son cinco los índices comprendidos en este aspecto del análisis:
  • Ø Administración,
  • Ø Recursos Humanos,
  • Ø Procesos,
  • Ø controles y auditoria;
  • Ø sistema de tecnología informática; y
  • Ø planificación estratégica y presupuestos.
Administración se centra en torno a cuán bien funciona el directorio o junta directiva de la institución, incluyendo la diversidad de su destreza técnica, su independencia de la gerencia, y su capacidad de adoptar decisiones de manera flexible y efectiva.
El segundo índice, recursos humanos evalúa si es que el departamento de recursos humanos proporciona una guía clara y presta el apoyo indispensable para el personal operativo, incluyendo contratación y capacitación de nuevo personal, sistemas de incentivos para el personal, y sistema de evaluación de desempeño. El tercer índice, procesos, controles y auditoria se centra en torno al grado al que la empresa ha formalizado sus procesos claves y la eficacia con la que controla sus riesgos abarcando toda la organización, según se deduce por su ambiente de control y la calidad de su auditoría interna y externa.
El cuarto índice, sistema de tecnología informática evalúa los sistemas de información computarizada y si es que están funcionando eficaz y eficientemente, si se generan informes para fines gerenciales de manera oportuna y exacta. Estos análisis revisan el ambiente tecnológico de la información, así como la magnitud y calidad de los controles específicos introducidos en la tecnología de informática.
El quinto índice, planificación estratégica y elaboración de presupuestos indaga el hecho de si la institución lleva a cabo un proceso comprensivo y participativo para generar proyecciones financieras en el corto y largo plazo, y si es que el plan es actualizado de acuerdo a las necesidades, y empleado dentro del proceso de tomar decisiones.
En el área de calificación de la eficiencia administrativa se toman variables tales como:
  • Ø Nivel y calidad de respaldo de las directivas y de la gerencia a las actividades desarrolladas por el ente.
  • Ø Habilidad de directivas y administradores para tomar decisiones, planear y responder ante cambios y riesgos imprevistos, así como para desarrollar oportunamente nuevos productos o planes de negocios.
  • Ø Políticas internas adecuadas para identificar y controlar las operaciones de riesgo.
  • Ø Oportunidad en el manejo de la información e implantación de sistemas de control de riesgos, de acuerdo al tamaño de la organización y a las actividades desarrolladas.
  • Ø Cumplimiento de leyes, normas y reglamentos.
  • Ø Respuesta oportuna a recomendaciones presentadas por auditores o autoridades externas.
  • Ø Concentración de autoridad en pocas manos.
Normalmente se consideran en ésta área, riesgos inherentes a las actividades crediticias, de mercado, operacionales, de imagen, legales y de liquidez, dependiendo de la naturaleza y alcance de las actividades desarrolladas por el ente.

external image images?q=tbn:ANd9GcR07JSzH73L4-QZZuiDyv-I1vuMnlE7kq6923L94eSPPF-oalCGYg

Utilidad.
Mediante tres índices cuantitativos y uno cualitativo, la metodología CAMEL evalúa el comportamiento y la eficiencia de las utilidades. Recurre aquí, a tres razones financieras ampliamente conocidas en el análisis de rentabilidad: rendimiento sobre la inversión (RSI); eficiencia operativa o margen de ganancias; y rotación de activos. Finalmente, el indicador cualitativo mide la política aplicada a tasas de interés.
Los anteriores indicadores identificarán factores tales como:
  • Ø Nivel de utilidades, incluyendo el análisis de su tendencia y su estabilidad.
  • Ø Política de retención de utilidades.
  • Ø Calidad y origen de las ganancias obtenidas.
  • Ø Volumen de costos y gastos, en relación con la operación.
  • Ø Existencia de sistemas de presupuestos, proyecciones y pronóstico, así como de eficientes sistemas de información.
  • Ø Creación y registro de provisiones adecuadas.
  • Ø Grado de exposición de las utilidades a riesgos de mercado, tales como fluctuaciones en las tasas de interés o de cambio.
Ésta parte del análisis pretende no sólo cuantificar el nivel de utilidades y su retorno, sino también calificar la calidad y los diversos factores que la determinan.
utilidad
Manejo de la Liquidez.
Analiza la capacidad para maniobrar en condiciones de disminución en las fuentes de fondos o en situación de aumento de activos, así como para atender costos y gastos de operación a tasas razonables de financiación. En consecuencia, los cinco últimos indicadores, para completar los 21 de que consta la estructura CAMEL, son: estructura de pasivos; disponibilidad de fondos para satisfacer la demanda de crédito; proyecciones de efectivo; y productividad de otros activos corrientes.
En consecuencia, son variables importantes en el estudio de la liquidez:
  • Ø Adecuado nivel, de acuerdo a sus necesidades y expectativas presentes y futuras.
  • Ø Razonabilidad y facilidad de convertir activos en efectivo.
  • Ø Facilidad de acceso al mercado de dinero y a otras fuentes de financiación a corto plazo.
  • Ø Grado de volatibilidad de las fuentes de recursos de corto plazo para financiar activos no corrientes.
  • Ø Tendencia y estabilidad de los depósitos (sobre todo para entidades financieras).
  • Ø Posibilidad de realizar rápidamente un grupo de activos, en caso de llegarse a necesitar.
  • Ø Capacidad de identificar, medir y controlar la posición de liquidez.
  • Ø Habilidad para desarrollar e implementar planes de contingencia y de captar las señales emitidas por el entorno.

liquidez.jpg